cencusa china

El polémico programa será de instalación obligatoria en todos los ordenadores a partir del 1 de julio del presente año, cuya finalidad es filtrar páginas que China considere «prohibidas». Un nuevo ataque a la libertad por parte del país asiático que no permite a sus habitantes la libre navegación por Internet, aunque las normas del gobierno se refieren al bloqueo de páginas pornográficas, los internautas creen que ese filtro endurecerá las restricciones en el país.

“Green Dam-Youth Escort” ha sido diseñado para limitar el acceso a webs pornográficas, de modo que “se cree un entorno de Internet verde, sano y armonioso, para prevenir la información nociva que influya y afecte a los jóvenes”, declaró el gobierno chino. El término ‘verde’ se utiliza en China para hacer referencia a Internet sin pornografía y otros contenidos ilícitos. Aunque el régimen afirma que Green Dam bloqueará principalmente pornografía, filtrará contenido ilícito y verificará los registros de navegación, investigaciones hechas en los EEUU indican que el programa contiene múltiples dispositivos de control y rastreo, que incluyen el bloqueo de sitios web sensibles y programas usados para evitar el cortafuegos chino, realizando captura de pantallas cada 3 minutos y registrando contraseñas.

La embajada estadounidense en ese país señaló que veía con preocupación cualquier intento de restringir la libre circulación de información por el impacto potencial en el comercio del software como por los graves problemas técnicos planteados por el uso de Green Dam, también la medida ha sido reprobada por los fabricantes que no ven con buenos ojos este intento de controlar el contenido y que está poniendo muy nerviosa a la población china. China ya ha protagonizado acciones similares de censura cuando bloqueó los servidores de Twitter y Hotmail a dos días del vigésimo aniversario de la masacre de Tiananmen. Las autoridades ampliaron aún más la censura en la Red, pocas semanas después de impedir el acceso a servidores de blogs y a YouTube.

Era de esperarse una respuesta de los rebeldes cibernéticos, que ya han puesto manos a la obra y han diseñado un nuevo programa informático que permitirá deshabilitar o quitar de las computadoras de los usuarios el programa de control informático de China, afirma Bill Xia, presidente de Dynamic Internet Technology Inc., la compañía anti censura con base en EE.UU. que desarrolló el nuevo programa. “En primer lugar, llegaremos a todos nuestros usuarios actuales de herramientas anti censura”, asevera Xia. “De un millón de nuestros usuarios, si cada día ellos lo envían a 10 de sus amigos, entonces prontamente lo tendrán todos”, continúa Xia. “El pueblo chino está muy enojado por esto”, dice Xia. “El programa intimidará a la gente hasta lograr la auto censura”.

Por otro lado los internautas chinos están planeando una protesta el 1 de julio, un día «offline», como el artista pekinés Ai Weiwei escribiera en Twitter : “Abandonen cualquier actividad online, incluyendo trabajar, leer, chatear, escribir en blogs, jugar y enviar correos. No expliquen su comportamiento». Ai aseguró que esperaba que el boicot tuviera seguidores porque ofrecía una forma sencilla de mostrar una postura en un país donde la oposición abierta a la política gubernamental puede ser arriesgada.

Es agradable ver que ante un ataque a la libertad de esta coyuntura, no tarden en llegar muestras de oposición y soluciones para no permitir la nefasta censura.