Así como lo lees, Microsoft ha sido ordenado por una sentencia a retirar de la venta los paquetes de Office que incluyan versiones de Microsoft Word 2003 y 2007, también la resolución se refiere a Office 2010 y se basa en una infracción de patentes de la que Microsoft ha resultado culpable y por la que tendrá que pagar caro.

La historia comienza cuando la empresa canadiense i4i demandó a Microsoft por infringir una patente relacionada con la capacidad de crear documentos XML personalizados, dicho proceso llegó a su fin y un juez de Texas, ha dictaminado que Microsoft pague 200 millones de dólares, 40 millones adicionales por violar la patente, 37 millones por concepto de intereses y tiene 60 días para retirar del mercado todos los paquetes mencionados o llegar a un acuerdo monetario, para evitarse reeescribir el código de Word 2010, un producto que debe estar prácticamente terminado.

La demanda se centra en Custom XML, patentado por i4i, el cual permite crear formularios y plantillas en lo que ciertas palabras se etiquetan y pueden ser parte de una base de datos. Conforme lo ha señalado Loudon Owen, portavoz de i4i, la patente incluye la tecnología que permite a los usuarios manipular la estructura y contenido del documento de Word, por lo que Microsoft debe pagar para poder usarla.

Es una contradicción muy amena, que un compañía como Microsoft que no se cansa de patentar todo lo que puede, sea objeto de una demanda de infracción de patente y pierda de la manera tan nefasta como lo ha hecho el día de ayer. Qué opinas, a Microsoft le llegó su karma? Coméntalo 😉